viernes, 25 de enero de 2013

EL DIA DE HOY

Hoy siento frío.  Aunque en Puerto Rico no hace el frío del norte, en estos meses de invierno en otros lugares, acá hace un fresco que nosotros los boricuas consideramos frío. En Puerto Rico apenas sentimos cambios de estaciones durante el año.  La estacion que más sentimos es el invierno porque las temperaturas bajan algo y para nosotros, menos de 80 (26°) grados es frío.

Hoy la temperatura está cerca de los 70° (21°).  En esta época, cambian los vientos y nos llegan desde el norte, por lo que hace que nuestras temperaturas caribeñas, usualmente calientes, se refresquen, las aguas se enfríen y sólo los turistas se animen a darse un baño en el mar. Como tenemos el mar a minutos de nuestros hogares por las cuatro esquinas del país, los boricuas esperamos a que las temperaturas calienten para irnos a disfrutar nuestros baños de mar.  En invierno vamos a la playa a disfrutar del frescor del viento y a despejar nuestros pensamientos. Sólo los más amantes del mar, los jóvenes y niños se animan a meterse en las aguas frías. 

Son estos meses los que aprovecho para sacar las camisetas de manga larga y pantalones largos para estar en casa.  Para estas fechas, hay días en los que el sol tiende a calentar a partir del mediodía. Entonces, me cambio la camiseta de manga larga por una de manga corta. El resto del año sólo se tolera el calor con camisitas de tirantes y pantalones cortos.
 Hoy es uno de esos días frescos.  Está nublado. Ha refrescado bastante esta semana y  hace varios días que vengo sintiendo el frío en el cuerpo.  Es que tengo uno de estos episodios fibromialgicos combinado con síntomas de gripe y todo se me exacerba. Amanezco “encorrunlla” – palabra boricua que significa encogida.  No sé de donde sale la palabra pero la solían usar nuestros abuelos y algunos todavía la usamos porque es una combinación de encogida con arrugada y así es como me siento al levantarme. Además siento el frío en el cuerpo, en los huesos. Todo me duele. También siento la cabeza como un melón de agua y siento que mi cuerpo pesa tres veces su peso normal. 
Me cuesta levantarme.  Arrastro los pies. Deseo que mi esposo ya se haya ido a trabajar porque no quiero ver ni oir a nadie. Malhumorada. Me molesta el sonido –de lo que sea-.  No quiero ni lavarme los dientes por no tener que mover las manos.  Vuelo –a paso lento- a buscar los medicamentos, tomármelos y sentarme a esperar su efecto para que, como a las tres horas,  pueda empezar a hacer algo –a mover el culo-.  Me hago el café, preparo tostadas y un jugo para desayunar. Ya es cerca del mediodía.
Reposo. Comerme el desayuno me cansa. Cuando todo el líquido que he consumido me obliga a ir al baño, aprovecho para vestir la cama y fregar los trastes del desayuno. Vuelvo a reposar. Enciendo la computadora y leo mi correo, contesto lo necesario. Voy a mi ritmo. Veo mi página personal y la página de este blog en Facebook. Descanso. Ya son las dos de la tarde. Voy y me preparo el almuerzo. Ensalada, algo de carbohidratos y proteínas, un vaso de agua. Busco la serie española que me gusta ver en internet y la veo mientras como.  Cojo una siesta con los ojos abiertos viendo la serie. Los platos se quedan en el fregadero. No tengo deseos de limpiarlos ahora.
 Vuelvo a mi silla reclinable en la que paso casi todo mi tiempo. Desde ella como, veo la TV, consulto el internet, contesto el teléfono… Ya son las cuatro o las cinco de la tarde.  Vuelvo a la cocina a preparar la comida para mi esposo y para mí.  Algo sencillo que no me complique mucho.  Aprovecho y friego los platos del almuerzo.  Me doy un baño y pongo mi mejor cara en el espejo. ¡ME SONRIO A MI MISMA! Ya mismo llega mi esposo y quiero que vea mi lo mejor de mi.
-          Mi amor, ¿te sientes mal, verdad?
-          Pues no me siento muy bien hoy.  ¿Tú como lo sabes?
-          Lo noté las veces que hemos hablado por teléfono (me llama varias veces al día). Se te nota en la voz cuando no estás bien.
-          Te preparé lo que pude para comer.
-          Bebé, no te preocupes, cuando te sientas mal no tienes que hacer nada, yo como cualquier cosa, tú lo sabes.
Estas palabras de mi esposo y su abrazo solidario ¡HAN SIDO MI MEJOR MOMENTO DEL DÍA!

 

3 comentarios:

  1. Existe un buen Tratamiento de fibromialgia para personas de la tercera edad?
    Tengo un viejo amigo al que al parecer los medicos ya no saben que hacer.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos! Lamentablemente NO existe un tratamiento particular o especializado para NINGUN paciente de Fibromialgia, sin importar su edad. Solo hay remedios paliativos que se van "descubriendo" evaluando si nos ayudan o no (tanteo y error). Lo que a algunas personas les funciona a otras no. Es complicada la condicion y todas las enfermedades vinculantes con las que se le relaciona. Lo que nos queda, es como pacientes, leer sobre el tema, mantenernos actualizados, buscar algun grupo d apoyo que nos pueda brindar informacion actualizada de Buenos medicos, remedios, etc y OBSERVAR nuestro cuerpo para ver que nos ayuda y que no. En la pagina de Facebook he publicado abundante informacion que espero que les ayude. Abrazotes de algodon!

      Eliminar
  2. It's difficult to find knowledgeable people for this
    subject, however, you seem like you know what you're talking about!
    Thanks

    Also visit my web site; search engine optimization; http://seofornown4eva.com,

    ResponderEliminar