viernes, 11 de enero de 2013

La pereza y yo


Llevo bastante tiempo que no saco un rato para escribir. Muchas pueden haber sido las razones, pero tal vez la más que lo puede explicar es “la pereza”.  Antes, cuando oía esa palabra pensaba en vagancia, en flojera, en tedio hasta negligencia, pero ya no.  Ahora, he aprendido a darme permiso para estar ociosa, para no hacer nada, para sencillamente escuchar a mi cuerpo y lo que me pide y hay veces, muchas veces que me pide tranquilidad, reposo, descanso, quietud. Ya no me autocastigo mentalmente pensando lo peor por estar ociosa, por dejar que la pereza se apodere de mi ser y sencillamente no hacer nada. 
Mi hijo me dio una buena explicación para quitarme la culpa de la cabeza. “Mamá ya hiciste mucho en la vida. Ya trabajaste bastante. Ya bien que te mereces ese descanso que la Fibromialgia te ha obligado a coger. De otra manera seguirías sin descanso haciendo y haciendo mil y una cosas. Es ahora que te veo descansar aunque sea por obligación.” Me hizo sentir tan bien el oírle reconocer, a través de sus palabras, todo el esfuerzo y trabajo que me vio hacer durante todos sus años de vida.  Y fueron más años, pues desde antes de su nacimiento ya trabajaba. 
Desde mi adolescencia he trabajado por un salario y desde la niñez he trabajado para sacar una casa adelante.  Fueron muchas las veces en que como hija mayor, tuve que hacerme cargo de mis hermanos mientras mi madre estaba hospitalizada pues era enfermiza y mi padre tenía que trabajar o cuando mi madre tenía que hacer gestiones fuera de la casa y me dejaba a cargo. En aquellos tiempos eso “era normal”, los mayores se hacían cargo de los menores en un hogar, mientras los padres trabajaban o estaban fuera de casa.  Nadie pensaba en que eso era “maltrato o negligencia hacia a un menor o los menores” como sucedería hoy.  En aquellos tiempos era común que asignaran a una vecina a “velar” por los niños que se quedaban solos en sus casas.  La vecina nuestra, apenas se asomaba o al menos yo no la recuerdo.  En fin, que ahora que saco cuenta, veo que mi hijo tiene mucha razón. ¡He cumplido con la cuota de trabajo en y fuera de casa! ¡Ya toca descansar!
He tenido que aprender pues no sabía bien lo que era eso de descansar.  Si no estaba en movimiento desde que me levantaba hasta que me acostaba, no me sentía cómoda.  Siempre veía a mi alrededor algo que había que hacer.  He tenido que aprender a “hacerme de la vista larga” cuando veo cosas que hay que recoger, que hace falta limpiar o acomodar.  He tenido que aprender a “dejar para mañana todo lo que aunque pueda hacerlo hoy, no es necesario”.  He tenido que aprender a administrar mi energía en lo que resulta verdaderamente primordial pues ya mis niveles de energía han disminuido considerablemente debido a la Fibromialgia o me puedo lastimar algún músculo que luego ha de doler mucho, muchísimo más de lo normal y esos son lujos que no puedo darme. Pero sobretodo, he tenido que aprender a no sentirme mal o culpable por no poder o no querer hacer cosas desde el amanecer hasta el anochecer.  Hoy me doy el lujo de ser perezosa y de sentirme bien conmigo misma por ello.  Ya la pereza no la veo mal, ahora es parte de la rutina de mi vida.  Cómo cambia la visión de mundo y de vida cuando se tiene Fibromialgia.

6 comentarios:

  1. Es muy cierto, yo también estoy aprendiendo a despreocuparme, y lo bueno es que me encanta hacerlo, y me "vale" cualquier indirecta o comentario mal intencionado.

    ResponderEliminar
  2. AL IGUAL QUE LISAN YO TAMBIEN EH APRENDIDO A DESPREOCUPARME,A VECES ME DESESPERABA Y TODO JIRAVA AL EL TORNO MIO.YA NO SI NO PUEDO LLEVAR AL NENE AL COLEGIO LEVANTO A MI ESPOSO Y A UNQUE A VECES ME DABA LAS TIMA DE LEVANTARLO DIJE LO LAMENTO YO ENTIENDO QUE EL ES QUIEN TRAE TODO A LA CASA.. PERO PREFIERO LEVANTARLO QUE OCACIONAR UN ACCIDENTE EN LA CALLE Y MI HIJO QUE!! Y YO ! SI NO SOY COMPRENDIDA POR EL.
    A VECES PUES LO SIENTO! :( NO ES FACIL VIVIR CON PERSONAS QUE TAL VEZ PIENSAN ESTA COMO QUE ESTA MANIPULANDO MUCHO CON SUS SUPUESTOS DOLORES! QUE DIFICIL ES PERO PA LANTE HAY OTRAS COSAS POR QUE TENEMOS QUE PREOCUPARNOS!! POR NOSOTRAS MISMAS! Y SALIR EN PIE DE LUCHA POR NUESTROS HIJOS! <3 CUIDENSEN<<<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente!!! Gracias por compartir tu sentir.

      Eliminar
  3. Hola, yo he aprendido con la Fibromialgia muchas cosas, una de ella no le llamo pereza como ustedes, simplemente a saber qué cosas puedo hacer y qué cosas no puedo hacer, y por supuesto a dejar como me dijo el sicólogo que tiren del carros otros y yo vaya sentada detrás que ya es hora. Ahora hago las cosas más tranquilas y disfrutando de ellas, y por supuesto tomándome mi tiempo para descansar o simplemente disfrutas de lo que me gusta hacer, leer, cine, música, o simplemente escribiendo en el ordenador como ahora.
    Ahora entiendo a muchos hombres lo bien que han vivido y siguen viviendo muchos, trabajando en la calle solo, sin tener otro trabajo ni preocupaciones.
    Mi marido ahora hace lo yo he estado haciendo durante muchos años, venir del trabajo y encargarse de la casa y de la plancha, mientras yo me encargo de la comida, de lavar y tender las ropa, según mi cuerpo me lo permite, despacio y sin prisas.
    Y lo que es más importante sin sentir remordimiento, ni culpabilidad, como ellos nunca lo han sentido por nosotras, porque lo han visto normal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien dicho Antonia... que los que conviven con nosotras (padres, parejas, hijos, hermanos...) COMPARTAN LA RESPONSABILIDAD DE LO QUE ES LLEVAR UN HOGAR!!! Cuando tenemos Fibromialgia no es que NO QUERRAMOS, ES QUE NO PODEMOS!!! Gracias por compartir tu sentir. Abrazotes de algodon.

      Eliminar