lunes, 26 de agosto de 2013

FIN DEL DECÁLOGO, ¡POR FIN!

!Vaya! Por poco y no acabo de discutir el decálogo para la Fibromialgia, escrito por reumatólogos españoles, que empecé a compartir con ustedes hace un tiempo atrás. Es que agosto vino lleno de retos y oportunidades que me han mantenido ocupada. ¡Qué bien!  Nada mejor que tener la mente ocupada para que el dolor y los malestares que causa la Fibromialgia pasen a un segundo plano.

En artículos previos he discutido los siguientes puntos del decálogo:
1. Aprenda a convivir con su dolor.
2. Controle sus emociones.
3. Controle su estrés.
4. Evite la fatiga.
5. Haga ejercicio.
6. Relaciónese con los demás.
Hoy termino con los 4 puntos que me faltan. ¡Vamos a ello!
El siguiente punto del decálogo dice: “Proteja su salud”, la SER (Sociedad Española de Reumatología) nos habla en este punto de la depresión que nos puede provocar el vivir con dolor crónico. El dolor crónico es aquel que tiene una duración extendida (continuamente por periodo prolongado de tiempo) y que cuesta el controlarlo porque los medicamentos contra el dolor no funcionan o lo hacen pobremente.  A mí me costó entender que mi cuerpo se deprime cuando hay dolor.  No es la típica depresión anímica.  Es depresión física.  
Yo sabía lo que es tener depresión anímica pues en mi historia de vida, había tenido episodios de depresión moderada o severa. Sin embargo, en el momento en que la neuróloga me dice que he de tomar un antidepresivo para combatir la depresión física, yo me negaba en absoluto a hacerlo. ¿Deprimida yo? En ese momento particular de mi vida, NO TENIA MOTIVO ALGUNO para estar deprimida, ¡NO ME SENTÍA DEPRIMIDA! Posteriormente fui comprendiendo lo que significa la depresión física. Es una reacción normal del cuerpo para protegerse de un daño mayor debido al dolor constante.  El cuerpo -en su sabiduría innata-, va inhibiéndose, “apagándose”, “languideciendo” ante el dolor crónico.  Es una respuesta natural y normal.  Por ello es importante tomar un antidepresivo que permita controlar esa “depresión física” y  que, a su vez, ayuda a apaciguar el dolor. ¡Yo lo pude comprobar! A medida que comencé a tomar el antidepresivo en unión al medicamento recetado para apaciguar el dolor en sí, la combinación de ambos, me han permitido continuar con un estilo de vida “funcional”.  El dolor se fue reduciendo hasta casi desaparecer.  Hay días en los que, a menos que toquen mis puntos de dolor, yo no lo siento.  También hay un componente del cuerpo que crea una “memoria” y que provoca el que una se acostumbre a vivir con un nivel de dolor tolerable.  Yo SIEMPRE tengo dolor, pero mi “memoria interna” ya lo ha registrado como “normal” y mi subconsciente lo ha asimilado al punto que para mí resulta inexistente, aunque sigue ahí.  ¡ASÍ DE ASOMBROSO PUEDE SER NUESTRO CUERPO!
Además de cuidarnos de la depresión física, también hay que mantener a raya a la depresión emocional o psicológica. Es normal que nuestro ánimo se afecte cuando vivimos con dolor, pero NO NOS PODEMOS DAR EL LUJO DE DEJAR QUE LA DEPRESION SE APODERE DE NOSOTRO/AS. Para contrarrestar los síntomas que nos provoca la Fibromialgia, nuestro ánimo debe estar óptimo.  Debemos esforzarnos para mantener la mejor actitud posible, la más positiva. ¡Sé muy bien cuánto cuesta estar positiva y de buen humor cuando te duele hasta el pelo! Yo me doy permiso para quejarme, rabiar y enfurecerme con la Fibromialgia, pero lo hago por un tiempo definido –unos minutos, un rato-. Luego, ACEPTO que esta es mi realidad, que no va a cambiar y que de NADA me sirve quedarme en la letanía de la queja. La letanía no me va a quitar el dolor, ni el malestar, así es que no voy a perder mi tiempo en ello.
Los días en que me encuentro FATAL, que los hay con más frecuencia de la que yo quisiera, busco mantener mi mente ocupada con cosas que me distraigan. Me gusta mucho tener lecturas positivas y esperanzadoras. ¡Veo lo bien que me hace el leerlas! Busco programas de TV entretenidos y divertidos –nada de drama o suspenso- ya bastante drama y suspenso tengo yo al vivir con Fibromialgia. He desarrollado nuevos entretenimientos: cultivo un pequeño huerto casero, cuido de mis plantas, hago “rompecabezas”, hago sudokus y muy recientemente colaboro activamente con una organización que brinda servicios a pacientes con Fibromialgia.  El ayudar a otros que recién empiezan a conocer lo que es vivir con Fibromialgia, me provoca una gran satisfacción.  Al menos mis vivencias luchando contra la Fibromialgia para poder mantener una buena calidad de vida por estos pasados 14 años, me han dejado mucha experiencia ¡que ahora puedo compartir con otros!
USE CON PRECAUCIÓN LOS MEDICAMENTOS  es el próximo punto en el decálogo. El tema de los medicamentos es uno un tanto complicado debido a que NO hay un medicamento “estrella” que les sirva a todos los pacientes de Fibromialgia. Para más INRI, la Fibromialgia es “camaleónica”, se manifiesta de manera muy particular en cada persona. Lo que complica el lograr dar con un tratamiento que nos resulte efectivo.  En nuestra desesperación por controlar el dolor, el cansancio y los malestares de la Fibromialgia, solemos ir de médico en médico, buscando algo que nos alivie. Yo tengo mi lista de médicos: la neuróloga, la reumatóloga, la psiquiatra, el fisiatra, la gastroenteróloga, la neumóloga, el cardiólogo, el ginecólogo y la endocrinóloga.  Cada uno sabe de TODOS mis padecimientos, pues además de la fibromialgia tengo otras complicaciones de salud. Siempre tengo una lista de todos los medicamentos que tomo, la cantidad de veces que los tomo, los miligramos que utilizo por dosis y para qué lo uso. Llevo esta lista conmigo siempre.  La muestro a cada uno de mis médicos. Así ellos pueden tener un cuadro más claro de mis condiciones de salud y tener en cuenta lo que tomo para que lo que me receten sea más efectivo y evitar combinaciones de medicamento que puedan hacerme más daño que bien. La lista de medicamentos incluye también aquellos que tomo como suplementos (vitaminas, minerales, alternativas naturales, medicamentos sin receta, etc.)
Puedes hacer tu tabla siguiendo este ejemplo:
Nombre de medicamento
Dosis (una vez al día, dos veces, ocasional…)
Miligramos en cada dosis
Para qué lo tomo
Effexor (recetado)
2 veces al día
75 mg
Depresión física y emocional
Moringa (suplemento natural)
2 veces al día
1000 mg
Cansancio crónico
 
 
 
 
 

Yo trato de tomar la menor cantidad de medicamentos recetados que me resulte posible.  Antes de tener fibromialgia apenas tomaba medicamento alguno, ¡ni para un dolor de cabeza! Sin embargo, esa realidad cambió dramáticamente desde que me diagnosticaron Fibromialgia.  Aún así, soy clara con mis médicos. Ellos saben que prefiero medicamentos con pocos efectos secundarios y si es posible, alternativas naturales a las drogas recetadas, pero si he de tomarlas, lo hago bajo estricto control médico y observo si me ayudan o no. Les doy un tiempo razonable para ver sus efectos benéficos en mí. Si me doy cuenta de que NO me ayudan, se lo digo al médico para que me los quite o me los cambie.  ¡No voy a continuar tomando algo que NO ME HACE EFECTO BENÉFICO ALGUNO! Sin embargo, el quitar o cambiar medicamentos lo hago bajo la supervisión del médico que me los ha recetado.
¡Ufff! Ya me he cansado y aún quedan dos puntos del decálogo.  Es que con esto de la Fibromialgia, mi periodo productivo frente a una computadora se ha reducido. ¡Qué se le va a hacer! ¿Saben? Se me ocurre que se los dejo de tarea para que sean ustedes quienes reflexionen sobre estos dos puntos: USE CON PRECAUCIÓN LAS MEDICINAS ALTERNATIVAS Y SEA CONSTANTE. Piensen: ¿Cómo llevo yo estos puntos del decálogo para atender adecuadamente mi Fibromialgia?  Si lo desean, pueden compartir sus reflexiones conmigo y con otros lectores, así aprendemos los unos de los otros. ¿Les parece bien?

8 comentarios:

  1. Gracias por dar la cara y hablar abiertamente de una de las enfermedades crónicas como es la fibromialgia.Creo que es fundamental entender que cuando se siente dolor es un sintoma. Eso dignifica que nuestro cuerpo nos habla,se comunica.Entonces,¿tiene algún sentido tratar los síntomas? ¿no estamos tapando el problema? ¿Y si hubieran otras formas naturales sin efectos secundarios que ayudaran a sentirse mejor?¿Y por qué sólo de recurre a los médicos cuando se podría tratar la patología desde diferentes disciplinas?la naturopatia o fitoterapia, una corrección alimentaria, la psicología de la salud,el ejercicio físico terapéutico...Eso pretendo abordar con mi proyecto Asesores de Salud León.Me gustaría dar respuesta a esos problemas y necesidades que tienen las personas con enfermedades crónicas y quiero transmitir yo también que es posible vivir con placer si no nos pasamos la vida huyendo del dolor y que nuestra vida depende de nosotros, de nuestros pensamientos, de nuestras metas, de nuestras emociones, conocimientos, compromisos y acciones.

    ResponderEliminar
  2. SALUDOS ,AMADA .GRACIAS POR US APORTES ,CADA DIA DEBEMOS APRENDER ,REFRESCAR CONOCIMIENTO Y COMPARTIR INFORMACION .NUEVAMENTE GRACIAS ,ERES IMPORTANTE PARA NOSOTROS .BENDECIDA.IVETTE

    ResponderEliminar
  3. BUENO PUSE ANONIMO POR QUE LOS OTROS NOMBRES NO ME SALIAN AJAJAJAJ,TE QUIERO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Abrazotes de algodon!!!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y por seguir mi blog. Abrazotes de algodon!!!

      Eliminar
  5. MUCHAS GRACIAS POR SU APORTE TAMBIEN PADEZCO DE ESTOS MALESTARES TAN DESAGRADABLES ,ME GUSTA LEER PARA LLEVAR ESTA VIDA CON MAS SABIDURIA ,SOY DE VENEZUELA Y ME GUSTARIA FORMAR PARTE DE SU GRUPO,GRACIAS ,DIOS LA BENDIGA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y por seguir mi blog. Abrazotes de algodon!!!

      Eliminar